OctavioFaildepixel
644 48 65 42 info@octaviofailde.com

Qué es la teoría del color

La teoría del color estandariza todo lo que conocemos sobre los colores; desde definiciones y categorías hasta la relación entre ellos y normas de aplicación. Está comprobado que un uso correcto del color puede aumentar el reconocimiento de la marca en más del 80%. Motivo por el cual, necesitas conocerla.

Ningún diseñador gráfico que se precie y que sea profesional deja absolutamente ningún color al azar. No sólo se trata de conocer el significado de los colores (que puede variar según la cultura). Es necesario entender cómo los matices, los tonos, las luces y sombras, pueden transmitir sensaciones diferentes.

No es lo mismo un azul pastel claro que transmite armonía que un azul neón estridente. Por ello, la imagen corporativa y todos sus elementos deben seguir siempre una misma línea. Eso no significa usar el mismo color, es decir, puede haber variantes. Pero hay que saber realizar las combinaciones adecuadas.

Una de las razones para contratar un community manager es que es necesario que exista una concordancia entre el contenido y los elementos visuales. Nos referimos a las redes sociales porque son uno de los canales donde más lenguaje visual encontramos. Si no eres un experto, busca alguien que lo sea.

Hay muchas herramientas gratuitas para diseñar. Pero saber manejar un programa dista muchísimo de tener los conocimientos de diseño necesarios para transmitir lo que quieres. Por ese motivo, conocer la teoría del color no es una opción.

La teoría del color establece tres tipos fundamentales de color

 

Clases de colores

La teoría del color clasifica los colores en tres tipos. Este aspecto es el más básico pero también quizás el más importante para entender la magnitud de lo que estamos hablando. A día de hoy, no hay una
respuesta concreta a la pregunta de cuántos colores somos capaces de percibir. ¿200?¿2000? ¿Te parecen muchos?

Pues según parece, los conos (células de los ojos sensibles al color) son capaces de percibir cerca de un millón de variaciones cromáticas, o lo que es lo mismo, colores. Seguramente ahora ya no te parezca
tan sencillo saber elegir qué color utilizar.

Si quieres profundizar un poco en esto, te recomienda que leas sobre cómo percibe los colores el ojo humano. ¿Sabías que los objetos en realidad no tienen color? Lo que sucede realmente, es que reflejan diferentes longitudes de onda. Pero esto no es lo que nos ocupa en este artículo.

Colores Primarios

Son aquellos que no pueden crearse desde 0. Es decir, que no existe combinación posible para generarlos. Son colores puros. Tan sólo existen 3: el rojo, el amarillo y el azul. Otra cosa son las variantes cromáticas que podemos encontrar.

Estos colores son la base de cualquier diseño. Aunque no se estén utilizando específicamente, estarán presentes, ya que de ellos van a derivar los demás. A partir de las posibles combinaciones de estos colores, puedes encontrar como armonizarlos con otros.

Colores Secundarios

Los colores secundarios se obtienen al combinar dos colores primarios entre si. Todo color secundario es perfectamente compatible con dos colores primarios. Este dato puede ayudarte mucho a la hora de armonizar tu diseño. Existen tres colores secundarios: el naranja, que se obtiene de combinar rojo y amarillo; el púrpura, que nace de la mezcla del azul y el rojo; y finalmente el verde, que se obtiene a partir del amarillo y el azul.

Estos colores se obtienen al combinar las formas más puras de los colores primarios. Si varias la cantidad de rojo o amarillo, obtienes un naranja diferente. No obstante, por eso decíamos que los primarios siempre están presentes. Un verde, siempre tendrá azul y amarillo presentes en mayor o menor medida.

Colores Terciarios

A partir de aquí la cosa se complica un poco. Los colores terciarios se obtienen al mezclar un color secundario con un primario. Aunque como puedes imaginar aquí las combinaciones según la pureza son prácticamente infinitas.

No todas las combinaciones entre un primario y un secundario son posibles. Por ejemplo, si intentas mezclar el azul con el naranja verás que no obtienes un buen resultado. La manera de que esto funcione es combinar un primario con un secundario que le siga de manera lógica en el círculo cromático.

Tenemos el magenta, que surge del rojo y el púrpura; el bermellón, que viene del rojo y el naranja; el violeta, procedente del azul y púrpura; el turquesa, que se obtiene mezclando azul y verde; el ámbar, que se consigue con amarillo y naranja; y finalmente, el lima, que nace de la mezcla amarillo y verde.

La teoría del color define que todo color tiene propiedades comunes

Según la teoría del color, estas propiedades son atributos que hacen a cada color único, permitiendo diferenciarlos. Estas características nos facilitan agruparlos en otras clasificaciones, tales como complementarios, triadas, etc. Estas propiedades serán con las que más trabajes en tu búsqueda del color.

Cuando quieras variar el aspecto de un color y definir su apariencia final vas a lograrlo alterando sus tres propiedades.

El tono

También nombrado como matiz o tinte (Hue en inglés). Es el estado puro del color, sin blanco ni negro agregados. Este aspecto referencia al recorrido que hace el color dentro del círculo cromático y que le hace adquirir matices. Es decir, es lo que determina si hablamos de un rojo anaranjado o un amarillo verdoso, por ejemplo.

Siguiendo esta explicación, podríamos decir que todo color primario y secundario representa un tono. Si combinas los tonos del rojo y el amarillo, consigues un naranja. Pero si mezclas matices del rojo con matices del amarillo, obtienes un tinte ligeramente naranja.

Saturación

Este concepto hace referencia a la intensidad o pureza del color. Para que lo entiendas mejor, es la claridad u oscuridad que tiene dicho color, y que viene determinada por la cantidad de luz o mezcla de blanco que un color tiene. La saturación, por tanto, varía conforme más o menos cantidad de gris tiene.

Es importante que tengas en cuenta que nuestra percepción de la saturación puede variar dependiendo de los colores que acompañan al color al que nos referimos. Recuerda que a menor mezcla de gris, mayor saturación, es decir, más intensidad de color.

Luminancia

Luminosidad, brillo, Value…son sólo algunas de las formas por las que se conoce esta propiedad. Básicamente la podemos definir como la cantidad de luz que refleja el color. Una mayor luminosidad nos acerca al blanco, mientras que de la manera opuesta, nos acercaría al negro.

Por tanto, esta propiedad nos habla acerca de cómo de oscuro o claro es un color. Cuanto mayor sea la luminosidad, mayor será la luz que refleja. A partir de esta explicación, se habla de tres valores: claro, cuando contiene blanco; medio, cuando contiene gris; oscuro, cuando contiene negro.

Un dato que te puede resultar muy útil, es que cuanto más claro sea el objeto, más sensación de cercanía dará.

Los dos modelos para lograr la sustracción y la adición del color

 

Cómo obtener colores

La teoría del color establece dos maneras fundamentales para obtener los colores. Aunque a primera vista puedas pensar que simplemente se trata de combinar pigmentos, vas a descubrir que esa explicación es demasiado sencilla. A continuación vamos a hablar de la síntesis aditiva y la sustractiva.

Seguramente estarás familiarizado con las siglas “RGB” y “CMYK”. Si has trasteado algún programa de diseño o simplemente calibrado un monitor, habrás visto algo así.

La adición del color (RGB)

Según la adición del color, estos se forman por la suma de las luces en sus diferentes longitudes de onda. Mantén la calma. Vamos a explicar esto. Prepárate porque esto te va a resultar cuanto menos extraño.

Los colores primarios aditivos son el rojo, el verde y el azul (No, no coincide con los colores primarios de los que hablábamos antes). Los colores secundarios en este modelo son amarillo (rojo+verde), cian
(verde+azul) y magente (rojo+azul).

Por otro lado, el blanco puro se obtiene por la unión de los tres colores primarios a partes iguales con su máximo de saturación. Por ello, la ausencia de estos colores primarios da lugar al negro. Tiene sentido si pensamos que el negro en la naturaleza es la ausencia de luz.

Para obtener los colores complementarios aditivos, debemos pensar en el color que le falta a cada primario para ser blanco. De esta manera, el cian complementa al rojo, el magenta al verde y el amarillo al azul.

Normalmente, si trabajas en digital, vas a guiarte por el modelo RGB para elegir colores.

La sustracción del color (CMYK)

En este modelo, los colores se obtienen porque al ir añadiendo pigmentos se sustrae el color. En este caso, los colores primarios son los complementarios del RGB, es decir, el cian, el magenta y el amarillo. Además, también tienes que sustraer colores para llegar al blanco. Vamos a explicarlo mejor.

Para empezar, para obtener los secundarios, deben sumar dos primarios a partes iguales. De esta manera, magenta y cian darían lugar al azul; el amarillo y el cian darían lugar al verde y el magenta y el amarillo darían el rojo.

Con la suma de los tres colores primarios sustractivos, obtendríamos el negro, que es la ausencia de luz y color. Por contraposición, la ausencia de estos tres primarios originaría el color blanco.

Al contrario que con el RGB, los complementarios se obtienen pensando en el color que le falta a cada primario para ser negro. Así, el complementario del cian sería el rojo, el del magenta el verde y el del amarillo el azul.

El estudio de los colores es la herramienta básica del diseño gráfico

Tu experto en Videomarketing en Málaga | Contacta

 

Resolvemos tus cuestiones sobre Videomarketing en Málaga. Contacta a través de teléfono, Whatsapp o escríbenos un correo electrónico. Te respondemos de manera instantánea.

Acepto Condiciones

Pin It on Pinterest

Abrir chat
¿Hablamos?